jueves, 19 de enero de 2017

GOBERNADOR CREE SAN PEDRO DE MACORÍS DEBE SER DECLARADO ESTADO EMERGENCIA.

JUAN MARÍA RAMÍREZ / HOY

SAN PEDRO DE MACORIS, RD.- El gobernador de San Pedro de Macorís (SPM) Pedro Mota, considera que esa provincia debería ser declarada en estado de emergencia debido al desempleo, crisis en servicios fundamentales como agua, salud, energía eléctrica, falta de drenajes pluvial y sanitario, emigración, inseguridad, entre otros males.

Además, explica que San Pedro de Macorís con más de 200 mil habitantes en el municipio cabecera y cuatro mil a nivel provincial, ha crecido de una manera desordenada, ante la falta de ordenamiento territorial.

Estima que la provincia tiene una deuda social acumulada muy acentuada que se incrementó con la desaparición de la industria azucarera y posteriormente con la fuga de las industrias de zonas francas.

Dice que la situación ha motivado que miles de habitantes de San Pedro de Macorís abandonen la localidad y emigren hacia otras poblaciones más prósperas como Bávaro y Punta Cana, en La Altagracia, La Romana, y otras.

El derrumbe. Recuerda que hasta finales de los 80, San Pedro de Macorís era la meca de la economía del país, a donde llegaban personas de todas partes en busca de empleos o una carrera universitaria, lo que una vez logrado ese objetivo en su mayoría optaban por quedarse en ese lugar.

Señala que en la década de los 70 San Pedro contaba con seis ingenios azucareros, pero en los 80 tenían el parque de zona franca más grande del territorio nacional, además de la Universidad Central del Este (UCE) que acogía a más de 15 mil estudiantes extranjeros.

“Esas actividades trajeron como consecuencias que todo el mundo venía a San Pedro de Macorís en busca de un empleo o de una carrera”, expresa con añoranza Mota.

Señala que como consecuencia del empuje económico y las facilidades para construir en los terrenos del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) en cualquier campo de caña nacía un barrio o sector, pero sin servicios sanitario, de salud, drenajes y otros, quienes hoy pagan sus consecuencias.

Considera que eso trajo como consecuencia que el caso del municipio cabecera, el cabildo no tenga control de las instalaciones sanitarias y demás servicios fundamentales.

Situación adversa. Expone que San Pedro de Macorís también tiene una condición geográfica que les perjudica, como es su ubicación por debajo del nivel del mar, un nivel freático muy bajo.

Indica que como resultado del crecimiento desordenado como consecuencias del boom económico, ahora están abandonados, sin asfaltar, sin aceras ni contenes.

Citó que alrededor del 70% de los barrios de San Pedro de Macorís están en esas condiciones, como Barrio Lindo, Tres y Medio, Punta Pescadora, Villa Faro, Los Guandules, La Roca y Pedro Justo Carrión.

Explica que las erosiones que producen las lluvias se dirigen hacia el punto más bajo de la ciudad, como es el casco urbano, donde también está el Centro Histórico totalmente abandonado.

Desempleos. Señala que la industria azucarera era la principal fuente de empleos y la industria de zona franca tenía más de 60 mil trabajadores, pero estas empresas abandonaron la localidad con la terminación del contrato textil del país con los Estados Unidos.

Dice que esos 60 mil empleos bajaron apenas a cinco mil, por lo que los 55 mil que quedaron en las calles se fueron a la informalidad a buscársela como pudieran.

Indica que a partir de entonces, crece la inseguridad en San Pedro de Macorís, la prostitución y otros males sociales que cada vez se tornan más difícil de resolver, porque van en crecimiento.

SE VAN DE SAN PEDRO DE MACORIS.

Mota recuerda que el muelle era una fuente económica fundamental, ya que diariamente salían cinco barcos cargados de azúcar para exportar.

Denuncia que junto con la quiebra de la industria azucarera, los bateyes quedaron abandonados y los caminos vecinales están hoy intransitables, lo que ha provocado la estampida de miles de personas hacia otras provincias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada