viernes, 10 de febrero de 2017

TATUAJES, VENENO BAJO LA PIEL.

La piel es un elemento  vivo que necesita respirar, alimentarse e hidratarse como cualquier otro órgano  del cuerpo. Esto que resulta obvio parece olvidarse deliberadamente  por quienes creen reforzar su personalidad o sus atractivos pintándose como un apache. Sin embargo investigaciones muy recientes han venido a significar los enormes riesgos que los tatuados asumen.

Esa  tinta, que los tatuadores  inyectan bajo la piel, lleva elementos químicos tan inquietantes como el plomo, el arsénico o el níquel. Los efectos que según los especialistas pueden provocar van desde las alergias hasta  la toxicidad en la reproducción pasando por los daños al sistema linfático.

Por si fuera poco los dermatólogos advierten  que la ruptura de la barrera epidérmica favorece también los proceso infecciosos, las reacciones inflamatorias y los tumores  sobre la zona tatuada. La propia Comisión Europea ha emitido un informe en el que advierte que la tinta empleada puede liberar sustancias cancerígenas.  Ahí es nada.

FUENTE 20 MINUTOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada