miércoles, 25 de enero de 2017

RAMÓN SANTANA, UN MUNICIPIO FANTASMA A UNA HORA DE SANTO DOMINGO.

JUAN MARÍA RAMÍREZ - HOY

RAMON SANTANA, SAN PEDRO DE MACORIS, RD.- El abandono por parte de las autoridades, la falta de fuentes de trabajo, la deficiencia en los servicios básicos, la precaria comunicación y la baja densidad poblacional convierten a Ramón Santana, en la provincia de San Pedro de Macorís, prácticamente en un municipio fantasma.

El olvido en esa localidad, con apenas 13 mil habitantes, está a la vista desde que en el año 2007 la crecida del río Soco destruyó el puente que comunicaba a la mayoría de las comunidades con el centro de la ciudad, lo que mantiene dividido al municipio.

El alcalde Braulio Rivera Silvestre deplora que el Ministerio de Obras Públicas no haya reconstruido el puente, lo que ha provocado que la mayoría de las comunidades, con diez bateyes a la cabeza, ya no acudan a Ramón Santana, sino a La Romana.
 Dice que los habitantes de esos lugares eran los mayores consumidores en la ciudad, pero desde que cayó el puente se trasladan hacia La Romana, convirtiendo el casco urbano en fantasma.

Entre las comunidades que se alejan del municipio están La Cubana, La Balsa, Concho Primo, Margarita, Atilano I y II, Jagual, Campiña, Platanito, Cabeza de Toro, Lima, Batey Piñones, Batey Regajo, Eureka, Los Arados, Batey Soco, Batey Amelia, Batey Verde y Olivares.

Aunque Olivares y La Balsa fueron excluidos del municipio, por cercanía y por elementos social y cultural, mantienen una relación íntima con Ramón Santana. 
Desertan del liceo. La situación genera un problema mayor: la deserción escolar, principalmente de los estudiantes del nivel secundario que habitan al otro lado del municipio, debido a que cuando llueve no pueden asistir al liceo durante varios días.

El ejecutivo municipal expresa gran preocupación por la merma en la población estudiantil, ya que muchos jóvenes se quedan en sus casas desmotivados porque cuando el río crece pierden hasta diez días de clases.

Pero además cuando una persona se enferma al otro lado es una odisea trasladarla al hospital, sobre todo en tiempos de lluvias, por lo que muchos mueren a mitad de camino debido a que ha sido imposible llegar a tiempo a un centro asistencial en la ciudad. 
Lamenta que, a pesar de ser miembro del partido en el poder, ha sido imposible lograr que el Ministro de Obras Públicas reconstruya el puente que existía desde la era de Trujillo.

Vendido como chatarra. En lo que sí fueron diligentes, denuncia el alcalde, fue en llevarse la estructura de hierro del antiguo puente. Sucedió hace varios años y, aunque el municipio no tiene constancia, sospechan que fueron vendidos por libras como chatarra.

La única comunicación sobre el río Soco es a través de un badén que es destruido desde que río crece, ya que apenas está a tres pies de altura de la superficie del agua. 
Falta todo. En Ramón Santana no existe ni siquiera una iglesia donde los creyentes puedan escuchar la palabra de Dios, ya que hace diez años fue iniciada una estructura católica frente al ayuntamiento y, por falta de cuatro millones de pesos, se encuentra paralizada.

Según el alcalde, hace dos años el presidente Danilo Medina fue al lugar acompañado del sacerdote, donde se comprometió a terminar el templo cuando acudió a inaugurar la agroindustria del Pozo al Medio. Esto se ha quedado en promesa.

Por otro lado, el balneario con el que cuenta Ramón Santana como atractivo de diversión quedó destruido con las crecidas del río en los meses de octubre y noviembre.
Todavía no ha sido posible recuperarlo por los escasos recursos con los que cuenta el cabildo. El presupuesto mensual del cabildo es de apenas 1.5 millones de pesos, por lo que el alcalde se encuentra con las manos atadas para emprender obras de desarrollo para esa localidad.

Para realizar las obras de infraestructura el gobierno local apenas cuenta con RD$600 mil para una comunidad que carece de todo. “Ramón Santana necesita realmente de la mano del Gobierno para que pueda echar hacia adelante”, considera el ejecutivo municipal.

Contradictorio. El municipio cuenta con atractivos culturales y turísticos, tales como Las Cuevas de Las Maravillas y las Villas del río Soco, entre otros, pero no obtiene ningún beneficio.
Ramón Santana tampoco cuenta con una sucursal bancaria y el cabildo hace de tripas corazón para resolver el déficit energético porque no hay una oficina para esos fines en el lugar.

En esta ciudad no existe un supermercado, pero tampoco un mercado de productos agropecuarios. Los pocos artículos del agro los exhibe un señor en un camión los viernes.

Todavía existen varias comunidades que se alumbran con humeadoras y velas, debido a que no ha llegado el tendido eléctrico. Entre ellas están Guanábano, Concho Primo, la Curvita, Diego, la Trocha y Palmarito.

Datos. Ramón Santana está sobre una superficie de 247.48 kilómetros cuadrados. Además de San Pedro de Macorís, colinda con La Romana y Hato Mayor. La cantidad de habitantes es de 37.4 habitantes por kilómetro cuadrado y cuenta con 42 comunidades.

El municipio está ubicado al este de San Pedro de Macorís, a unos 17 kilómetros. Fue formado el 8 de diciembre de 1899.

Originalmente no se llamaba Ramón Santana, sino que recibió el nombre de Guasa por un decreto emitido por Ulises Heureaux (Lilís). En 1947 su nombre cambió a Ramón Santana por asignación de Rafael Leónidas Trujillo. En esa misma época fue cambiado el patrón de municipio a Inmaculada Concepción.

El nombre de Ramón Santana se le asignó en esa fecha en honor a la figura de Ramón Santana, hermano gemelo del general Pedro Santana, quien fue el primer presidente de la República Dominicana. Guasa, hoy municipio de Ramón Santana, pertenecía a la provincia del El Seibo y no fue sino hasta 1938 que pasó a ser de la provincia de San Pedro de Macorís.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada