jueves, 8 de septiembre de 2016

PASEO HUELLAS DE MACORÍS: PROPUESTA DE UNIVERSIDAD DE ARGENTINA MEJORA ENTORNO RIO HIGUAMO.

Hace algunas semanas la Revista Plataforma Arquitectura lanzo una convocatoria abierta en la que invitáron a sus lectores argentinos a enviar sus proyectos de fin de carrera; esos proyectos que luego de largos años de trabajo y esfuerzo les permitieron convertirse en arquitectos. 

Después de recibir más de 80 propuestas provenientes de diferentes universidades y ciudades argentinas, nuestro equipo de editores ha seleccionado 15 de ellas, tomando en cuenta el encargo que se buscaba resolver, la manera en que se responde a sus problemáticas, y finalmente la forma adoptada y su representación. Valoramos enormemente aquellos proyectos que entregan la mejor arquitectura posible a través de un diseño simple, adecuado a su contexto, a su programa y a sus usuarios.
María Josefina Davil, Luisina Quintero. 
Universidad Nacional de La Rioja / La Rioja.

La cultura y la naturaleza resultan entrelazadas cotidianamente. Juntas conforman el espacio público ideal. Se vive, se percibe y se disfruta en un ambiente que debería ser óptimo y que para la ciudad de San Pedro de Macoris se vuelve utópico.

La inaccesibilidad hacia las zonas naturales y al paisaje natural que conforma la ciudad nos impulsó a re-pensar un modelo de estrategia a nivel urbano. Una propuesta que tiene como intención trabajar tres áreas puntuales y que juntas puedan conformar una red de espacios públicos recuperados y fuertemente vinculados que funcionen como una unidad.
Una manzana dentro del casco histórico de la ciudad, un punto de inflexión en donde se concentren las nuevas actividades en donde actualmente está situado el Híper Mercado Iberia y el Edificio Patrimonial Ex colegio San Pedro Apóstol, utilizado como depósito del mercado mencionado. Dada la situación se propone la erradicación del ente privado y la conexión de la manzana al Río y al Parque Duarte. 
Un nuevo equipamiento cultural dará vida a una re-funcionalización de actividades a la obra patrimonial actualmente degradada completando la manzana con la integración de un volumen de viviendas extraídas del barrio de La Barca que se encuentran asentadas peligrosamente sobre el Río Higuamo. El conjunto, le devolverá al casco histórico de la ciudad la dinámica y el patrimonio que ha perdido.

RESILIENCIA: Habitamos en un planeta cada vez más urbanizado, donde los desafíos que plantean la degradación ambiental, el cambio climático o la desigualdad revelan la vulnerabilidad urbana. La capacidad de las urbes y de nuestra arquitectura de sobreponerse a las crisis aseguran una óptima calidad de vida. Necesitamos iniciar un camino de transición a la sostenibilidad donde las generaciones actuales juguemos un papel fundamental en lo que leguemos a las futuras.

Surge así, una arquitectura resiliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada